fbpx
Síguenos en nuestras redes

Mi Diario

“Un minuto para ganar…y llorar”

Querido Diario:

 Esta vez te platicaré de “Un Minuto para ganar”. Anoche pasaron el programa que grabé hace un mes, en el que sin duda viví una gran experiencia. El programa tiene que ser grabado por la gran producción que requiere. Cuando me habló el equipo de Memo del Bosque para ser parte del elenco de invitados, no lo dudé ni un segundo. Grandes compañeros trabajan en la producción y sabía lo motivados que estaban y agradecía la confianza que me tenían para invitarme.

Hasta el día que fui al foro comenzaron los nervios. Mientras me arreglaban Marisol González participaba y había hecho un gran trabajo y yo no tenía ni idea de lo que me esperaba. Paola (mi maquillista) me comentaba que muchos habían logrado grandes puntuaciones por lo que pensé que sería fácil, pero no.

Sólo sabía que tenía que ir cómoda para poder moverme por el escenario sin ninguna dificultad, pero no sabía que concurso me iba a tocar. 30 minutos antes de empezar la grabación  me pasaron a un camerino en donde la producción preparaba todos los retos. Comencé a sudar y a ponerme muy nerviosa, ya que nunca he sido buena en eso de los concursos. Cuando empecé a practicar el de los lápices sabía que lo iba a lograr, pues sin presión era fácil. Muy segura llegué al foro después de haber practicado como 10 retos en tan solo 30 minutos. ¡Ay ajá! La huerca segurísima de que iba a conseguir mucho dinero para apoyar a Margarita Piña con su labor de ayudar a los perritos de la calle.

No sabes lo difícil que se pone a la hora de la hora. Entre el público, las luces y el tiempo me volví un poco loca. Los nervios se apoderaban de mí y yo sólo quería llorar. “En qué momento les dije que sí venía” era lo único que pensaba. Después de pasar el primer reto agarré más confianza, ya estaba ahí y tenía una misión. Cuando comenzó el segundo reto me puse muy nerviosa, sudaba mucho, mi corazón palpitaba, todo es real, no hay “corte y editamos”. Así como todos lo vieron en tv, así pasó.

Tenía tres vidas, después de intentarlo y casi lograrlo perdí la primera. Estaba muy nerviosa, sentía una gran responsabilidad. De mi dependía el apoyo que Margarita tendría para los perritos de la calle. No lo logré. Comencé a llorar, era una impotencia tremenda, mi cabeza me traicionaba y mis manos temblaban. Marco Antonio Regil, quien conduce el programa, trató de tranquilizarme y yo sólo lloraba. Y en eso escucho la voz de mi mamá, le habían marcado para que me echara porras, tenía 3 meses sin verla, entonces sí no podía dejar de llorar. Mi mamá es una mujer que siempre tiene las palabras correctas, y me dijo: ” Las batallas son para ganarse, pero también cuando no ganas aprendes la experiencia vivida. Y  yo se que quieres ganar, pero recuerda cuando te toca es que es para ti y cuando no es que no era para ti”. ¿Se imaginan lo que sentí?. Mucha nostalgia, mucho sentimiento, entre que extrañaba a mi mamá y tenía una gran responsabilidad. Aquello se convirtió en un drama.

Después de las porras, lo volví a intentar. No lo logré. Pero eso sí, le eché muchas ganas, los nervios me traicionaron. Al final la experiencia había sido muy buena. Cuando vi que Margarita sólo se iba a llevar 10 mil pesos no pude dejar que eso quedara ahí. Mi corazón habló por mí y sin pensarlo le dije que yo donaría 15 mil. Y no me arrepiento, conectaba mucho con la labor que lleva Margarita junto a Debbie López. Marco al ver mi reacción decidió donar otros 25 mil. Marco es un hombre que apoya mucho estas labores, por lo que juntos logramos que Margarita se llevara 50 mil pesos. Y cuando pensamos que ahí quedaría escucho que la producción comienza a gritar que ellos donarían otros 25 mil. Margarita se llevaba 75 mil pesos y yo fui muy feliz.

No se trataba de concursar y quedar bien, se trataba de apoyar. Y así fue. Ayer que me senté a ver el programa junto a mi familia volví a revivir todo lo que pasó ese día. Y así es la vida, nunca hay que darnos por vencidos. Hay que intentar e intentar y cuando no se logra algo aceptar el resultado, claro sin conformarnos, a veces eso nos puede llevar a algo mejor. En esta ocasión la lección fue que unidos podemos lograr grandes cosas. Gracias a todos por los mensajes tan fregones que me mandaron en las redes sociales, que increíble que hayan sido testigos de una experiencia tan bonita.

Margarita está feliz por lo que se juntó en “Un minuto para ganar” y hubo muchas personas que se conmovieron con su caso y han estado buscándola. Su twitter es @wewecha por si quieren unirse.

Lo que más me gusta de mi trabajo son estas experiencias, en las que  conoces a personas que se desviven por ayudar a los demás. Mi querido diario, aquí seguiré compartiéndote más cosas.

 Te escribo pronto

PD. ¿Ya intentaron atrapar los 12 lápices?…. Suerte!!! jajaja

Publicidad

Lo más visto

Te recomendamos