fbpx
Síguenos en nuestras redes

Mi Diario

Holbox: Tres días en el paraíso terrenal

Querido Diario:

Este año no hubo vacaciones tan largas como las que hacía con mi hermano recorriendo algunos países. Sin embargo vaya sorpresa me llevé al visitar uno de los destinos turísticos que TODOS deben conocer. Se trata de Holbox, una de las tantas maravillas naturales que tenemos en México. Canadienses, Franceses, Alemanes e Ingleses reservan con meses de anticipación habitaciones en los pocos hoteles que hay. ¿Turismo nacional?, cada vez hay más. Y yo sin duda pasé 3 días en el paraíso terrenal. Aquí mi aventura.

Por haber elegido el lugar con premura, los vuelos a Cancún están en los cielos, $5,600 pagué por un vuelo redondo viajando con una mochila para no tener que documentar y así poder ahorrar un poco de tiempo ya que solo tenía de Miércoles a Sábado para poder disfrutar. Tras aterrizar en el aeropuerto de Cancún, encontré un poco complicado (y costoso) transportarme hacia la isla, pero aquí les comparto la ruta. Primero tienes que dirigirte al puerto de Chiquilac en Quintana Roo, el cual está a dos horas del aeropuerto de Cancún. Los precios que dan en el aeropuerto por 2 personas rondan en los $3,500, sin embargo después descubrí que puedes irte a la terminal de Autobuses de Cancún y conseguir un taxi más barato que te lleve al puerto.

[jwplayer player=”1″ mediaid=”54164″]

Después de dos horas en el taxi, viendo las nuevas carreteras que el gobierno ha comenzado a construir para facilitar el acceso a estos destinos, llegué a Chiquilac. De ahí, por $150 pesos, tomé un ferry para cruzar la Laguna Yalahau y tras 20 minutos arribé al muelle de Holbox. (Punto importante: No se vayan arriba en la primera fila, terminas empapado por el golpe con las olas del mar).

Al llegar a Holbox me llevé una gran sorpresa, pues a pesar de que la isla está en pleno desarrollo, todavía no hay pavimentación, ni grandes inversiones, por lo que sigue siendo un escaparate mágico para el turismo que busca descansar de las grandes ciudades. Todos sus habitantes se conocen, caminan con una sonrisa en la cara. No están enterados de nada de lo que sucede en el exterior ya que hay poca señal de internet. Y por su puesto, la isla tiene algunos hoteles que dan hospedaje a los turistas que visitan de todas partes del mundo. (Al recorrer la isla noté que hay muchos hoteles que están abriendo sus puertas ya que no hay espacio suficiente ante tanta demanda).

[jwplayer player=”1″ mediaid=”54168″]

Me tocó llegar a “Casa las tortugas”, un hotel muy pequeño pero encantador. Su propietaria es una francesa llamada Franchesca que desde hace 15 años abrió este hotel en la isla, sin imaginar el éxito que tendría hoy en día. Con una decoración vintage, una cocina exquisita y gran ubicación frente a la playa, para mi es uno de los mejores hoteles de la isla.

Si van a Holbox, es importante que consideren cuáles son los mejores meses para visitar la isla. Mario, un chico a quien conocí en el desayuno, me contó que la mejor época para viajar incluye los meses de diciembre a junio, ya que de julio a noviembre hay muchas lluvias. Y es cierto, pues de un momento a otro, podías estar tomando el sol en los preciosos bancos de arena y llegaba la lluvia como si se fuera a acabar el mundo.

Holbox

La vida nocturna está en desarrollo, hay muy pocos bares en la isla, sin embargo los que saben divertirse lo hacen muy bien. Nosotros llegamos al famoso “Hot Corner” en donde locales y turistas conviven en la calle. No se necesitan muchas cosas, simplemente un buen DJ y una barra de bebidas que da a la calle, donde todos se concentran para bailar.

Una de las mejores experiencias que viví fue ver la famosa “luminiscencia”. Se trata de microorganismos que generan destellos de luz al ser perturbados. No son otra cosa más que plancton bioluminiscente (diminutos organismos que como las luciérnagas, emiten su propia luz) pero es una experiencia alucinante. Te tiras en el mar y mientras mueves tus manos y tus pies, el agua comienza a brillar. Nosotros fuimos a nadar al mar a las 12 de la noche y es una de las experiencias más hermosas e impactantes que he vivido. Les debo las fotos porque era imposible retratarlo. Aparte nunca había visto un cielo tan estrellado como el de Holbox. Ese mágico momento se quedará en mi memoria para siempre.

Holbox es un pequeño paraíso de aventura y descanso. Dentro de la isla no hay pavimento, ni automóviles, todas las calles son simplemente arena blanca. La gente se mueve en carritos de golf (que no te rentan si llueve, porque se friega la suspensión). No hay bancos, sólo existe un cajero automático, no hay muchas tiendas, ni los mejores restaurantes, pero tiene algo muy especial. Tiene una playa fascinante en la cual te puedes quedar horas y te puedes meter más de 40 metros, mientras el agua te llega a la cintura. Tiene unas puestas de sol espectaculares y sobre todo tiene un pueblo cálido que te hace sentir en casa.

Después de disfrutar de 3 días hermosos, me tocó regresar. Yo le llamo vacaciones, ya que al menos fue un respiro del día a día que me permitió tomar energía para continuar con todos los proyectos que vienen. Por cierto, el regreso es mejor que lo hagas con tiempo, ya que tras cruzar en el ferry, podrías llegar a pagar una fortuna por la alta demanda de taxis que van hacia el aeropuerto. Nosotros compartimos el taxi con una chica de Israel (que se volvió mi compañera de plática todo el viaje) y terminamos pagando $1500.

A veces no es necesario irte tan lejos para darte cuenta lo que tienes en casa, nosotros tenemos en México uno de los lugares más hermosos del mundo, que a veces otros valoran más que nosotros. Nada más lindo que seguir descubriendo nuestro hermoso país en el cual tenemos todo. Diversidad en toda la extensión de la palabra.

[jwplayer player=”1″ mediaid=”54162″]

Pronto les escribo para contarles más aventuras… Espero les sirva la información y que disfruten las fotos y los videos tanto como yo.

P.D. 1 Si van en temporada de lluvias, FAVOR DE LLEVAR REPELENTE. Los mosquitos tienen MUCHA hambre (ya conté los piquetes y traigo 25).

P.D. 2 No pueden dejar de andar en bici.

P.D. 3 No se vayan sin comer la famosa pizza de langosta en la Pizzería Edelyn.

P.D. 4 ¡REGRESE BIEN EMOCIONADA, Y ESO QUE ME FUI 3 DÍAS! Jajajajajaja.

Publicidad

Lo más visto

Te recomendamos