fbpx
Síguenos en nuestras redes

Mi Diario

Las mil y una dietas que intenté…

Querido diario:

 Las famosas dietas… ¿Cuántas veces hemos estado a dieta?, yo desde que tengo uso de razón. Cuando era chiquita era muy delgada, pero cuando comenzó la famosa adolescencia no se qué pasó pero engorde mucho. Mi mamá no me dejaba poner bikini porque estaba muy gordita y con justa razón. Al estar en clases de baile logré tener el cuerpo que quería, pero no por mucho tiempo. 

Siempre he sido una persona que anda de arriba para abajo, a veces no tengo los tiempos correctos para comer. Cuando estaba chiquita comía en el coche (bueno y a veces lo sigo haciendo)  lo que me preparaba mi mamá porque saliendo de la escuela me iba directo a trabajar y no había mucho tiempo. Mis padres nunca fueron exigentes en mi alimentación, aun recuerdo a mi mamá decir ” si no te lo quieres comer, no lo hagas”. Pero a diferencia de muchos padres que son unos búhos con los alimentos, yo agradezco que me hayan dejado en libertad y así poco a poco entender por mí misma lo que era una buena alimentación.

He probado todas las dietas que me he topado y no lo digo con orgullo, pero siempre tenemos que tener claro algo: constancia. Por más que puedas estar a dieta si no eres constante no hay forma de que veas cambios. Nunca tuve problemas de desordenes alimenticios afortunadamente, mi mamá si estuvo muy al pendiente en esas cuestiones.

De las dietas he aprendido algo, a comer. El no comer es lo único que hace que engordemos porque el cuerpo a falta de comida comienza a almacenar para no quedarse sin ella y en vez de enflacar lo único que hacemos es acumular grasa.

Hay que comer 5 veces al día y aprender a masticar. Hay ocasiones en las que una tiene tanta hambre que en 5 minutos devoramos un platillo completo y aún nos quedamos con hambre. El estómago es un músculo por lo que requiere tiempo para procesar los alimentos. Así que ahora me doy el tiempo de comer y la sorpresa es que yo misma me he dado cuenta de que no devoro la comida con el ansia de antes. Cuando me refiero a comer 5 veces al día es no brincarnos ni una. Todos sabemos la formula, solo que a veces nos hacemos “gueyes”.

Desayuno + colación + comida + colación + cena. Cada 3 horas hay que comer y eso nos permite no estar ansiosas todo el día. Hace tiempo hice una desintoxicación con mi coach Christina Lima ( @christilima)  y muchos piensan que tomas las formulas quedas divina y así te quedaras el resto de la vida. Mis resultados fueron muy buenos, necesité mucha fuerza de voluntad pero lo logré, obvio bien cuidada por una especialista. La desintoxicación depura todo lo que no le hace bien a tu cuerpo, esos residuos, parásitos que probablemente nos impidan bajar de peso. En un año me he mantenido en 50 kilos, y aunque no lo crean la televisión engorda 10 kilos. Así que cuando me ven en la calle siempre me dicen lo mismo “Ay en persona te ves más flaquita”. Pocos saben que el 70% es alimentación y el 30% de ejercicio para tener un buen cuerpo.Y que es de vital importancia tomar 2 litros de agua al día.

Desde chavitos nos enseñan a comer, solo que siempre queremos tener una fórmula mágica que nos deje “divinas” y lo único que hacemos es dañar nuestro cuerpo. Una vez recuerdo que hasta tomé una hormona dizque para bajar de peso, lo único que logré fue un desbarajuste a mi organismo. No hay que confiar en todo lo que nos muestran, podemos hacernos mucho daño.

Yo encontré una aplicación para Iphone que tal vez les pueda ayudar a las personas que no tienen mucho tiempo para hacer ejercicio , se llama iBootcamp y es como un entrenador virtual. También existe el insanity, gimnasio, caminar. Hay muchas opciones, sólo que tenemos que decidirnos y cambiar nuestro estilo de vida.

Pero en sí diario, te quiero contar de mi último año, nunca he tenido los brazos que he soñado pero era por falta de constancia. Mi abuela hermosa me heredó sus brazos regordetes y yo en vez de lamentarlos los abrazo y digo “Gracias a Dios tengo brazos”. Pero esa tampoco es una justificación para no ponerles atención y formarlos como quiero.

Mi “pachiclon” (como le digo a mis brazos) poco a poco ha ido bajando, aún no están como me encantarían pero todo requiere un proceso y prefiero que sea lento a meterme a un quirófano. Sólo es cuestión de disciplina, constancia y fuerza de voluntad.

Hoy estoy feliz porque llevo 3 meses en el gimnasio, a veces me doy mis gustos y  llevo un año manteniendo mi peso y todo fue cambiar mi estilo de vida.

Espero que esto les sirva a algunos como yo que sólo ven productos milagro y piensan que así van a bajar. No hay que perder el tiempo, manos a la obra y a comer bien y a hacer ejercicio aunque sean 20 min al día.

Feliz Jueves diarioooooooooo, nos escribimos pronto

Publicidad

Deja tu comentario

Lo más visto

Te recomendamos