fbpx
Síguenos en nuestras redes

Mi Diario

“Un hombre normal”….

Querido diario:

Hace mucho que no escribía pero aquí estoy, no creas que me olvidé de ti. Como sabrás no siempre es fácil que llegue la inspiración. Admiro mucho a los que componen precisamente porque tienen ese don. Yo no lo tengo, pero con gusto te comparto lo que veo y vivo. Hoy te escribo de un hombre normal: Espinoza Paz (soné cursi). Pero no del artista, del que llena palenques y que ha sido ganador de premios Billboard. 

Hace unas semanas el productor de Sabadazo Alexis Nuñez nos platicó que estaban revisando fechas para traer a Espinoza Paz al programa, habíamos intentado que viniera durante mucho tiempo, pero él decidió salirse un poquito de la tele y ahora por fin podía venir porque tenía un evento en el DF. Durante toda  la semana la producción de Sabadazo preparó todas las sorpresas que recibió durante el programa.

No te voy a mentir, al principio estaba nervioso. Es muy difícil que los invitados entren en sintonía con nosotros ya que venimos con un ritmo a veces hasta ensordecedor de tantas cosas que pasan un sábado en la mañana. De repente aparecen animales, banda, público aplaudiendo, 200 personas trabajando para el programa y esto en ocasiones genera que los invitados no entiendan nada y así estaba Espinoza en un principio. No entendía nada.

Yo ya conocía a esa persona que vendía muchos discos y que tenía muchas canciones conocidas, a ese hombre que tenía un rancho y que a todos invitaba con su abuela. Pero no conocía al que sufrió mucho y que desde chiquito tenía el sueño de ser cantante. Espero que muchos hayan visto el programa, porque nos dio una gran lección: “luchar por lo que realmente quieres”.

Isidro (su verdadero nombre), nos compartió la irreparable pérdida de su madre y como a raíz de eso tuvo que irse a Estados Unidos, al igual que muchos paisanos que sufren por salir adelante y que no encuentran en el país las oportunidades para trabajar. Espinoza no tenía un papá influyente, su padre ni siquiera estudió secundaria pero le enseñó a trabajar y a salir adelante. También le enseñó la verdadera educación que consiste en transmitir los valores que te hacen llegar al éxito: disciplina, honestidad y perseverancia. Y no con palabras sino con hechos, porque la palabra mueve pero el ejemplo arrastra.

Vimos a Espinoza reír, gozar, llorar, contándonos todas sus anécdotas, pero también lo vimos hablar de su padre y lo mucho que había aprendido de él, pero lo que más me conmovió fue que su papá escuchaba sus palabras. Se me hizo un nudo en la garganta, ¿Por qué cuántas veces no le decimos a nuestros padres que valoramos y agradecemos todo lo que han hecho por nosotros? y nos la pasamos reprochándoles sus regaños, su incomprensión sabiendo que a veces eso ha sido lo que nos ha forjado.

La sencillez de Espinoza es parte de su esencia, a pesar de haber sido lastimado y humillado por muchas personas cuando era niño, su nobleza se hizo presente  siempre. Como bien dijo ” Nunca haré lo que me hiciste, sino te trataré como me hubiera gustado que a mí me hubieras tratado”. Gran enseñanza para todos, porque la vida es una ruleta a veces estás arriba y a veces abajo. Mi madre siempre me dijo que hasta la gente más humilde merece respeto, porque todos somos seres humanos y todos los que aparecen en nuestra vida tienen algo que enseñarnos.

Me encantó conocer a un hombre normal que ha luchado, sufrido y que ahora lo vemos realizando su sueño de cantante. A veces es fácil juzgar, pero ninguno tenemos el derecho. Espero que hayan disfrutado el programa, así como lo hicimos todos los que participamos en el.

Te escribo pronto

 P.D Ahora soy más fan de Espinoza Paz

P.D 2: Gran lección para todos…

P.D 3 Gracias por sus mensajes, cada uno es leído y contestado con mucho cariño

P.D 4 Bendita inspiración..  ¡No te vayas!!! Qué quiero compartirles muchas cosas

Publicidad

Deja tu comentario

Lo más visto

Te recomendamos