fbpx
Síguenos en nuestras redes

Mi Diario

¡Que se sienta el Power Mexicano!

Querido Diario:

 El lunes vimos a través de las redes sociales los que estuvimos de puente o trabajando las imágenes tan fuertes de la catástrofe natural en Guerrero y otros estados. Podemos tener todo establecido, pero contra la naturaleza no se puede luchar. Yo estaba con Facundo y su esposa Esmeralda en Chihuahua, después de haber pasado un gran fin de semana dando el grito ante 120 mil personas en la Plaza del Ángel. No dábamos crédito ante las imágenes tan desastrosas ocasionadas por la tormenta tropical  Manuel y el huracán Ingrid.

Vimos los mensajes de algunos amigos desesperados que habían pasado el fin de semana en Acapulco, ese puerto que nos ha dado a muchos grandes momentos, vacaciones y atardeceres. Hoteles inundados, el aeropuerto anegado, personas desaparecidas, atrapadas en sus casas, imágenes muy fuertes, y nadie se imaginaba que un fin de semana de fiesta pudiera convertirse en algo tan fuerte. No había manera de que nuestros amigos se comunicaran, ¿regresar?, ni imaginarlo pues las carreteras estaban cerradas.

Al llegar al DF me di cuenta que eso crecía y que “Manuel” había causado grandes estragos. En las redes sociales no se quedaron atrás y comenzaron las denuncias y las cadenas de ayuda. Eso fue lo que más me impactó. Qué en México por más que nos golpeen, siempre nos ayudamos a salir adelante.

Algunos compañeros del medio artístico comenzaron a difundir las listas de lo que se requería en los centros de acopio. Algunos otros se organizan para recaudar fondos a través de conciertos, otros que no son del medio se organizaron para hacer colectas y ayudar a los damnificados. Ahí es cuando yo digo: ¡Viva México!. Qué bonita manera de demostrar que nosotros unidos podemos lograr mucho.

Ayer fui a la Cruz Roja de Polanco a entregar algunas cosas que compré, había filas para poder llegar al centro de acopio, adentro cientos de voluntarios organizaban las cosas para poder mandarlas: atún, frijoles, arroz, entre otras cosas se empacaban en cajas y salían los camiones. Me dio tremenda alegría saber que a los mexicanos no nos vale ver a nuestros hermanos devastados. Que por más que algunos dicen ” para que, si no se les va a entregar”, llegaban las familias con fe de que lo que aportaban llegarían a su destino final.

 Creo que no hay mejor manera de celebrar a México que con nuestra unidad, uno nunca sabe cuando nos puede pegar a nosotros, y la satisfacción tremenda de ayudar nadie te la quita. Olvidémonos de cualquier prejuicio que pueda existir, uno debe de hacerlo de corazón.

Nunca es tarde para ayudar, como voluntario, aportando aunque sea  una lata. Creo que las imágenes hablan por sí mismas, hay miles de personas que no han podido comer y que perdieron absolutamente todo. Dentro de lo que he aprendido estos últimos meses es ayudar a los demás. A veces vivimos en nuestro mundo, pero si nos abrimos un poquito hacia lo que pasan los demás podremos valorar todo lo que tenemos y dejar de quejarnos.

Un consejo: cuando estés muy estresado y existan puros pensamientos negativos en ti ayuda a alguien y verás como todo cambia. Es cuestión de ponernos en los zapatos del otro  y a veces cuesta mucho trabajo hacerlo.

Un abrazo a todos los que están sufriendo por esta emergencia en México, los que perdieron a familiares, a quienes tienen gente querida en los diferentes lugares afectados como: Colima, Guerrero, Veracruz, Tamaulipas, Oaxaca, San Luis Potosí, entre otros estados.

 Nunca es tarde para ayudar, y la pregunta obligatoria es… ¿Ya ayudaste? Aún falta mucho. Les mando un abrazo grandote, a veces no escribo tan seguido porque espero que la inspiración llegue.

 P.D Y ahora si… ¡ Viva México canijos!….

 P.D Les escribo pronto

 P.D 3 Gracias por tomarse el tiempo de escribirme, leo todos los mensajes y trato de contestarlos a la brevedad

Publicidad

Deja tu comentario

Lo más visto

Te recomendamos